¡Comparte en tus redes!

La salud capilar es un tema que nos importa mucho a nosotras las mujeres. Lucir un pelo brillante y fuerte es el sueño de cualquier persona y es que este no solo influye en la apariencia, sino que también supone un reflejo de salud.

Considerando esto, lo cierto es que existen claves que ayudan a frenar la caída capilar y el efecto pelo quebradizo. Entre ellas se podrían destacar acciones como amarrarse el cabello sin apretar en exceso el collet, dormir con trenzas, cepillar de abajo hacia arriba, así como consumir productos de cuidado capilar libres de sulfatos o incluso aplicarse remedios tradicionales. Sin embargo, más allá de eso jamás se debería obviar la importancia de la dieta, recuerda que como dice dicho “somos lo que comemos”.

Por este motivo, en esta ocasión hacemos un repaso sobre los alimentos más saludables para el cabello, que junto a un buen suplemento adaptado a las necesidades de cada persona pueden dar una nueva vida a la melena.

Alimentos beneficiosos para la salud capilar

De acuerdo con un estudio publicado en el Journal Dermatology Practical & Conceptual, las carencias nutricionales son en buena medida responsables de la caída del cabello. Lo cierto es que esta tendencia aumenta notoriamente a partir de los 50 años, de modo que es necesario realizar acciones preventivas desde la propia dieta.

Comer variado y balanceado supone, la clave para contar con un cabello fuerte y bonito, ya que según otro estudio del American Journal of Physical Anthropology, los isótopos capilares pueden reflejar la calidad de la dieta, hasta el punto de que aquellas dietas que no contienen suficiente proteína dan lugar a una menor producción de keratina, que precisamente es la encargada de nutrir y reparar el cabello de raíces a puntas.

No olvides que usar GUMI BEARS te ayudará a mejorar la salud de tu pelo, pero puedes mejorar más aún si lo combinas con de una dieta dirigida a la salud capilar que sea rica en proteínas y en nutrientes que favorezcan su absorción:

Frutas ricas en vitamina C: Naranja, kiwi, guayaba, grosellas, fresas y pomelo son algunas de las frutas que mayor concentración de vitamina C contienen. Consumir alguna de estas frutas media hora antes de comer ayudará a asimilar mejor las proteínas.

Frutos secos: Los frutos secos en general, por supuesto en su versión cruda y sin sal, son una buena fuente de proteínas. Un puñado diario de frutos secos contribuye al aporte de nutrientes para el cabello y la piel, además de tener una acción antioxidante que mejora la circulación y en consecuencia facilita la regeneración capilar.

Legumbres: Qué decir de las legumbres que ya no se sepa. Este grupo de alimentos es la principal fuente de proteína de origen vegetal. Una ración de legumbres es capaz de cubrir prácticamente las necesidades diarias de un adulto, de modo que son la mejor opción para las personas vegetarianas o veganas que busquen llevar una dieta saludable.

Pescado: Dentro de este grupo los pescados azules como el salmón, la sardina y la trucha, así como los mariscos, donde se encontrarían las almejas, la sepia y los mejillones, contribuyen a la correcta alimentación del cabello, ya que son fuente de vitaminas B1, B2 y B3. Además, su buena proporción de vitamina D contribuye a la absorción de calcio, que es esencial para que el pelo tenga buen grosor y flexibilidad. Considerando esto, ¡ya no hay excusa para comer más sushi de vez en cuando!

Semillas: Semillas como el sésamo, el lino y la chía son fuente de ácidos grasos esenciales, ayudando a equilibrar las glándulas sebáceas. Una cantidad adecuada de grasa capilar ayuda a que el cabello se encuentre bien nutrido y elástico.

Y por supuesto, también complementos nutricionales que ayudan a fortalecer el pelo y aportar densidad y volumen, ¡así que no te los pierdas!